El fenómeno smartwatch ya está aquí, todos están en la mesa esperando la llegada del último comensal (Apple) y empezaremos a ver smartwatches por todas partes. Si bien es cierto que los fabricantes orientados a Android han sido los primeros en jugársela (sin mucho ruido) parece que el momento es este. Veremos si Apple revoluciona el sector o si sencillamente se sube al carro, esta vez lo tienen difícil porque salen tarde y ya no tenemos a Jobs.

Bueno, pero no escribo para hablar de esto, para mi el fenómeno smartwatch empezó hace años. Hay tres marcas que no han estado en el IFA 2014 y que llevan evolucionando el sector de los relojes inteligentes desde hace unos cuantos años. Son Garmin, Polar y Suunto. La semana pasada todo el mundo hablaba de los Moto 360, Samsung, Sony, LGs y Apple pero el revolucionario paso ha sido el lanzamiento del Suunto Ambit 3 (en la foto parece un inocente reloj). Un reloj con acelerómetros, brújula, barómetro y comunicación Bluetooth. Es un producto para gente amante del deporte al aire libre preparado para los deportistas más exigentes pero que yo ya he visto en la muñeca de algún ejecutivo con traje.

ambit3_inofensivo

Mientras los fabricantes Android ven revolucionario el pasar información al reloj para no tener que sacar el móvil del bolsillo, para Suunto, lo revolucionario es lo contrario: pasar información del reloj al móvil en tiempo real. Si bien, el Ambit muestra notificaciones como cualquier reloj con Android Wear.

Mientras que se acepta un día de vida para un smartwatch Android, el Suunto aguanta 50 horas con el GPS activo y 30 días mostrando la hora. Y tampoco es relevante, los homólogos de Garmin (el 910xt y el f?nix2) y Polar andan por ahí.

Mientras que nos venden que los smartwatches son water resistant, los Suunto, Garmin y Polar son sumergibles a 50 o 100 metros.

En el Ambit 3, también se pueden instalar aplicaciones que nos permitirán usar toda la sensórica del reloj para el fin que queramos. El Suunto tiene mucha más sensórica que cualquier smartwatch android del mercado. Por ejemplo nos puede predecir el tiempo que va a hacer (y alertarnos si estamos en montaña de peligro de tormenta) gracias al barómetro. Y un sinfín de oportunidades

Fuente: and.roid.es
Para más información: No son smart watches, son stupid watches

Anuncios